LA POSTURA DE LA MORAL APARENTE

EL LOBO DISFRAZADO DE CORDERO GENTIL Y LA HELADERA DE JACOB”

images (4)

Este trabajo intenta mostrar a partir de un episodio  cotidiano, los juegos, manipulaciones y mentiras a las que somos sometidos en función de obtener beneficios materiales a cualquier precio, y  reflexionar sobre la necesidad de que los ciudadanos dejen de ser tratados como objetos, atrapados y cosificados en la maquinaria del sistema automatizado del proceso de consumo.  Se trata de un esfuerzo por contribuir a la humanización de la vida social y a la reafirmación de los derechos que nos corresponden como habitantes de una república democrática.

COLABORACIÓN ESPECIAL: MARIANO VICO

 

La vida moderna, o actual, para ser mas correctos, impone una inmersión total en las estructuras propuestas, es decir, uno, el individuo, se sumerge y pasa a formar parte de ella  y vive la ilusión de la existencia propia, que se expresa a través de las acciones y escenarios que la idea denominada “vida actual” establece como una corriente marina difícil de contrarrestar.

 

Somos lo que el contexto y las circunstancias establecen e imponen. Una impostura que a través de diversos mecanismos se presenta así misma como otra idea: “libertad de elección”.

 

En realidad es “libertad de elección” dentro de una abanico de posibilidades dadas. Es como si el verdugo diera a elegir entre “decapitación, sofocación u hoguera”. La opción “no morir”  no aparece dentro de esa oportunidad vestida de libertad.

 

La posibilidad en favor del individuo no existe. La realidad es: “quéjate”, “espera” o “haz demanda judicial”. Y la alternativa: “te devolvemos tu dinero”, “te pedimos disculpas”, “ya te lo solucionamos” tarda en aparecer o no aparece nunca.

 

Esto probablemente ocurre por imposición de esos lobos vestidos de cordero (los gerentes y dueños de empresa), que fuerzan la moral de los otros (sus empleados y clientes) y les imponen esta realidad. Especialmente en el servicio de reclamos de las empresas, sean de telefonía celular o venta de electrodomésticos. En este caso se trata de un tormentoso calvario personal en las que estos lobos pretenden hacerme jugar en el terreno que ellos proponen.

 

La confrontación, la mentira y el hastío son sus herramientas, no las mías, pero el sistema no me ofrece una opción evolutiva positiva. Aquí ganan los malos, los buenos pierden, es selección natural inversa, involución, caos; y aunque un día terminen devorando a sus propios hijos, seguro hallarán una excusa habilitante para hacerlo y apagar ese poco de sentido común que late en el instinto de supervivencia. Sito allí, parte en el cerebro y parte en el corazón.

 

 

Estas ideas de libertad y vida, no son de carácter evolutivo ni progresismo positivo ideal, sino que buscan al contrario, frenar el movimiento inercial coordinado de los individuos para que el “statu quo” no se caiga de su pedestal ideológico de ilusiones perfectas y para calmar la reacción de supervivencia natural del hombre.

 

Por lo que ese lobo disfrazado de cordero, aparece como un cordero genuino, dado que su imagen externa y comportamientos son tales, y aunque ese lobo después nos devore pensaremos que no hubo forma de evitarlo. Que nosotros los hemos obligado a hacerlo y nos inspiran una sonrisa dulce y vergonzante mientras agonizamos entre sus fauces insaciables. Hacen mella en tu voluntad, hacen dudar y mientras uno medita, te rodean y te atacan. Te ocupan la cabeza con cosas para que no pienses, te deslumbran para que no veas, te aturden para que no oigas y te atemorizan para que no hables. El hombre que no piensa sucumbe y el que sucumbe es pasto de los tiburones.

 

 

Las imposturas tienen como finalidad abolir el instinto natural de supervivencia de duda y alarma. Proponen bajar la guardia y confiar en un espacio repleto de depredadores inconscientes.

Nos proponen confiar abiertamente y se cree que desconfiar o tomar recaudos es considerado como una falta de respeto hacia el otro.

 

Defender tus derechos y hacerlo saber, supone que eres un trastornado o desadaptado. -Es Drácula ofendido porque desconfías de su hospitalidad-. Por lo tanto esta “retrógrada modernidad” que vivimos, a través de sus estructuras, castiga y busca acabar con el instinto de supervivencia de las masas y frenar la evolución de la especie que sin duda alcanzará una nueva estructura mas humana y perfecta, ya que el humano tiende a la evolución inteligente, solidaria y pensante, pero la estructura actual con sus mecanismos virales busca sostenerse incólume retorciéndose como invertebrado que defiende su vida ante una amenaza.

 

 

Hay gente que ya no pelea por sus derechos, o distraídos por los escenarios propuestos no se da cuenta del terreno que han perdido, hoy la gente grita consignas infiltradas en el pensamiento y no genuinas hijas de la realidad.

 

Gritamos: “¡queremos luz!”  Y no, “¿dónde está el dinero que hemos pagado todos estos años para tenerla? Es la instalación de la misma lógica que lleva a creer que cada vez hay menos pobres y que el dólar Blue no significa nada importante… y que con la vuelta de la luz se acaba todo, y alumbrados por luz del televisor volvemos a ilusionarnos por la fantasía propuesta de estrellato y fortuna que los medios plantean como imagen de éxito.

 

Ese es otro tema para desarrollar con mas detalle, pero el caso del estudiante que viaja 2 horas por día en transporte público, trabaja para ayudar a familia y tiene buenas calificaciones no es sinónimo de éxito en estos días. Hasta hemos llegado a premiar la honestidad como su fuese una habilidad sobrenatural: “taxista devuelve bolso con 10 mil dólares”, sale en todos los noticieros como si fuese una hazaña, ya que el oportunismo y la deshonestidad son la moneda común.

 

Es la premisa de supervivencia que esta estructura propone. Depredar al otro para no morir, es un sistema brutal y animal, pero no es ni sutil ni pensante.

 

Como anticipé, estoy viviendo una situación incómoda con una empresa de electrodomésticos y una heladera defectuosa. Ellos hacen todo para desanimarme y vulnerar mis derechos y yo me niego a entrar en ese juego. Tratan de devorarme, haciéndome creer sus mentiras disfrazadas de verdad mientras me sostengo en mi postura; y como cuando enfrento una situación perturbadora me pongo a pensar y trato de entender, nunca imaginé que una heladera me ayudara a elevar el pensamiento, tal como la escalera de Jacob, que conduce a la elevación de los hombres hacia un estado de mejora y pensamiento. Por ahora tengo solo un pié en el primer escalón, pero me asusta ese lobo que me muerde la otra botamanga y me dificulta subir.

 

Hagamos el esfuerzo. No permitamos que nos conviertan en lobos

Mariano Vico

Buenos Aires. 22 de Enero.

1 pensamiento en “LA POSTURA DE LA MORAL APARENTE”

  1. Excelente articulo lo cual no me extraña conociendo al autor.Solo me cabe una pequeña reflexion : en una era que el hombre es lobo del hombre y donde la globalizacion salvaje ha arruinado en primer lugar los valores bienvenida sea la heladera que en este caso no enfria sino que calienta los pensamientos……………

Los comentarios están cerrados.