Edgar Morin. Un camino hacia la unidad


“El conocimiento que une es el conocimiento complejo. La ética que une es la ética de la fraternidad”.

“En nosotros está todo el secreto del mundo, pero lo ignoramos (…) tal vez sea el misterio del misterio”.

Edgar Morín

Apuntes Preliminares

El propósito de este trabajo es examinar brevemente los aspectos centrales del pensamiento de Edgar Morin, filósofo francés nacido en Paris en 1921 y uno de los más importantes pensadores contemporáneos. Su proyecto puede rastrearse a través de su vastísima producción y consiste en desarrollar un método capaz de reunir distintas disciplinas científicas, específicamente la Física, la Lógica, la Biología y las Ciencias Humanas con la explícita finalidad de llegar a una teoría general que incluya la naturaleza, el hombre y el universo en una unidad totalizadora plena de sentido.

A través del análisis y profundización del pensamiento científico moderno, cuestionando la concepción mecanicista de la ciencia e incorporando los análisis teóricos de los trabajos de Marx, Nietzsche y Freud, Morin dice que sólo a través del reconocimiento de la diversidad y la contradicción puede alcanzarse la unidad. Y sólo a partir de asumir que el hombre y la naturaleza forman un conjunto indisoluble, que las relaciones y entrecruzamientos, el devenir y la incertidumbre, los mitos y las ideas, son parte inseparable del proceso de la historia, se logrará el objetivo final: un conocimiento integrador, que además de explicar la realidad, sea capaz de transformarla. La aspiración de Edgar Morín sería alcanzar- como señalara Gottlieb Fichte- “…el fin general de la humanidad”, esto es, el desarrollo pleno de las potencialidades inherentes a la condición humana.

INTRODUCCIÓN

1.-Cuando uno lee a Morín se sorprende por su constancia y rigurosidad en la formulación de sus procedimientos teóricos. El método que analizaremos pretende aplicar al estudio de los hechos humanos, sociales y antropológicos los procedimientos del llamado “pensamiento complejo” , según el cual todas las variables de un fenómeno dado interactúan entre sí, y ningún elemento de un conjunto cualquiera sea- natural u orgánico- puede considerarse separadamente, sino como resultado de su interacción, relación e intercambio constante. El motor de la vida es el vínculo. La totalidad de los organismos tanto en la naturaleza como en el espíritu está interconectada. Nada puede existir de modo autónomo.

2.- El pensamiento y propuestas de Morín se enmarcan dentro de lo que se llama Ciencia de la Complejidad cuyos primeros diseños teóricos aparecen en las décadas del 50 y 60 del Siglo XX, momento en que el método científico clásico y su enfoque reduccionista entra en crisis y no es capaz de que diferentes disciplinas comprendan los fenómenos naturales, políticos, económicos, y sociales de modo fragmentario, ni tampoco predecir los sucesos generados a partir de la interacción de grandes conjuntos de elementos de manera simultánea.

Ocurría que según el enfoque analítico tradicional, las explicaciones de los fenómenos se realizaban a partir de sus partes constitutivas, sin tomar en cuenta que un elemento considerado por separado y aislado del todo, no genera propiedades por sí mismo, sino al contrario, las propiedades aparecen y se manifiestan cuando entran en relación con los otros.

3.- Durante más de un siglo se mantuvo como un dogma aquella visión teórica que llamaríamos reduccionista y que consideraba al hombre como un sujeto aislado y resultante de la suma de agregados biológicos. En este punto sabemos por ejemplo, que estamos constituidos por 30 ó 40 mil millones de células. La idea central de la nueva perspectiva sostiene que nuestra organización general no se debe a la sumatoria de células que añadidas unas con otras conformarían un organismo. En cambio, somos lo que somos por la interacción, el tejido, las relaciones, el vínculo y el intercambio entre ellas. No hay sujeto como sustancia separada o sustancia pensante en el sentido cartesiano. Somos relaciones, interconexiones, fuerzas, proyectos entrecruzados, deseos.

4.-La antigua visión lineal y la concepción positivista del mundo, consideraban que los acontecimientos y los hechos se producían por una causa y generaban un efecto. Esta descripción caracterizaba el enfoque mecánico y determinista de la naturaleza y la cultura. “El sorprendente éxito de la ciencia moderna llevó, por lo tanto, a una transformación irreversible de nuestra relación con la naturaleza “ dice el Premio Nobel de Química 1977, Ilya Prigogine. El mecanicismo y la modernidad, concluye, “…enfrentaron al hombre a una naturaleza muerta y pasiva, a una naturaleza que se comporta como autómata, y que una vez programada funciona eternamente siguiendo las reglas escritas en su programa “.

La visión mecanicista del mundo postula entre otras cosas, la identidad conceptual entre la naturaleza biológica, terrestre y astronómica, afirmando que tanto el movimiento como el ecosistema completo están regidos por leyes inmutables. Se supone así que el mundo es susceptible siempre de medición y por lo tanto funciona a partir de fuerzas mecánicas, regulares y constantes que pueden expresarse en lenguaje matemático y ser formalizadas.

Sin embargo, “…todo es y vale según con qué lo comparemos”, señala Prigogyne. Y es lo que afirma Einstein en su teoría de la relatividad, cuando explica que los conceptos físicos de masa, energía, velocidad, espacio y, tiempo, son totalmente interdependientes entre sí y en consecuencia ninguno de esos términos es un principio solitario. Ninguno es en y por sí mismo, ni puede definirse si no se lo entiende en relación con los demás. Todos son simultaneidades y concurrencias; ninguno es el originador ni causa de los otros; ninguno puede autodefinirse sin incluir las relaciones.

El Pensamiento Complejo se opone al aislamiento de los objetos de conocimiento, restituyéndolos a su contexto y reinsertándolos a la globalidad a la cual pertenecen

Cuestiones generales sobre la complejidad

1.- Los sistemas dinámicos dice Morin, (células, sistemas orgánicos, redes nerviosas, organismos, poblaciones, sociedades, sistemas meteorológicos), tienen la capacidad de autorregulación. Y este proceso sólo es posible de entenderse si los sistemas se observan y analizan como un todo, como entrelazados complejamente. La auto organización corresponde al todo.

2.-Las ideas sobre la multi dimensionalidad de la naturaleza humana y del universo postulan como axioma fundamental que el todo está en el interior de la parte la que a su vez está en el interior del todo. EI Universo es un caos donde prima el orden, el desorden, la interacción y la organización.

3.-El Pensamiento Complejo cambia la visión del universo estable, y lo convierte en un ambiente físico o virtual de transformaciones permanentes en el cual se unifican el orden y el desorden, el equilibrio y el desequilibrio, lo previsible y lo imprevisible, lo programable y las ramificaciones aleatorias. De acuerdo a esta perspectiva se puede ver el impacto de la heterogeneidad, la interacción y el azar. Se comprende en consecuencia que todo objeto de conocimiento cualquiera que sea, no puede estudiarse en sí mismo, sino en relación con su entorno. Y por eso la realidad es un sistema, porque está inexorablemente en constante relación con su ambiente, es decir la parte en el todo y el todo en la parte.

7.-En su obra El Pensamiento Complejo, Morín sintetiza los procedimientos necesarios para aplicar su teoría: por una parte la exigencia teórica de mantener la dualidad en el seno de la unidad sin pretender separar los contrarios y permitiendo que coexistan en su antagonismo. Y además, acabar con la idea que considera al principio de causalidad como ley inmutable, comprobando en los hechos que todo lo que es producido se vuelve producto, el efecto se vuelve causa y la causa se vuelve efecto; el individuo hace la cultura y la cultura hace al individuo. En esencia, la realidad general sería- a la inversa del platonismo milenario que postulaba la estabilidad eterna, continuidad y devenir, construcción y destrucción, orden y desorganización transitando un movimiento perpetuo

Conclusiones

Los intelectuales y pensadores que pretendieran ser fieles al método propuesto deberían mantener la mente abierta, abandonar el temor a lo incierto y esforzarse por comprender la generalidad de los fenómenos y relacionarlos entre sí, es decir,-re-ligarlos, porque la naturaleza humana es multidimensional, y esencialmente compleja. (1)

¿Qué es el hombre según Morin? :”… somos criaturas sensibles, neuróticas y delirantes al mismo tiempo que racionales, y ello constituye el tejido propiamente humano. Este ser humano es a la vez un ser racional e irracional, capaz de mesura y desmesura. Como sujeto de un afecto intenso e inestable, sonríe, ríe, llora, pero también sabe conocer objetivamente. Es un ser serio y calculador, pero también ansioso, angustiado, gozador, ebrio, extático. Es un ser de violencia y de ternura, de amor y de odio. Segrega el mito y la magia, pero también la ciencia y la filosofía. Está poseído por los dioses y por las ideas, pero duda de los dioses y critica las Ideas. Lo nutren conocimientos comprobados, pero también las ilusiones y las quimeras”

Los más importantes filósofos y científicos contemporáneos consideran que este es el momento de trabajar para reunir las ciencias y alcanzar un conocimiento integral de la naturaleza. Se trata de reconstituir la relación indisoluble entre el hombre y el cosmos uniendo aquello que la razón analítica separaba. Morín trabaja en ese camino y su obra se ocupa de buscar la integración de las ciencias en un sistema de comprensión totalizador, que incluye, obviamente, al hombre.

La conclusión final sería, que tanto el autoconocimiento, como el hecho simultáneo de participar del universo y percibir su despliegue en la interioridad profunda del hombre, permitirán reintegrar la humanidad a una totalidad esencial e inseparable, aquella que fuera intuida por los mitos y las cosmogonías en los primeros tiempos de la cultura humana.

Una intuición fundamental que comenzó en el origen, entre nuestros ancestros, y llega hasta nosotros como una tarea inevitable.

(1).Complexus: lo que está tejido en conjunto, entrelazado, ligado.

Obras Consultadas

1.-Textos de Edgar Morín

  • El Método
  • Introducción al Pensamiento Complejo
  • Pensar Europa
  • El Hombre y la muerte
  • Los Siete saberes necesarios a la educación del futuro.

2.-Otros Textos

  • Ilya Prigogine e Isabelle Stengers, La Nueva Alianza
  • G. Fichte: Cartas a Constant
  • Friedrich Nietzsche, La Genealogía de la Moral.

José Seco Villalba

3 pensamientos en “Edgar Morin. Un camino hacia la unidad”

  1. Con respecto a la ética que une, vale la comparación con el tango, pues para unir se necesitan al menos dos, fraternalmente anche piu. Ahora el problema no es quien se opne sino quien se opone a la oposición.¿Qué étoca hay que aplicar?
    En cuanto a la economía ditta neoliberal, sería conveniente que se restrinja a la lógica clásica, incluso con el tercero excluído,o sea con los conceptos de verdadera o falsa, pues la economía hasta ahora tiene dos columnas: debe y haber.
    Si le quieren aplicar el criterio indeterminista, terminan por diluírse las entradas con las salidas en el mar de la indeterminación heisenbergiana, y así estamos.

  2. Morin es efectivamente un pensador de la totalidad. Intenta “interdisciplinar” los saberes para lograr un conocimiento común que sea capaz de atender a las nuevas problemáticas contemporáneas: la toma de conciencia ecológica, la extensión del desempleo, la desertificación de las ciudades, la crisis de sentido, el colapso de la modernidad, en suma, “le mal du siecle”. En ese punto es un pensar “después de la razón instrumental y calculante” pero hacia una dirección constructora que logre establecer una suerte de “política de la civilización” que no sólo congrege los saberes sino que los ponga en acto para que en conjunto se aplique una acción planetaria que modifique la humanidad. Un cambio sustancial de la razón desde una razón unificadora del conocimiento global. Podría haber una relación con el “pensar fundativo” heideggeriano, quizá de un modo menos pesimista. El último Heidegger se sabe-describe la penuria de la época, la huida de los dioses y el carácter globalizado y esencial de la técnica como rasgos del olvido del ser y casi como signos trágicos de nuestro tiempo. Morin, en cambio es optimista. Piensa en el fondo y como hijo dilecto de la ilustración, que el alma humana puede transformarse a partir de un nuevo paradigma civilizatorio. Incluso todavía y a los 90 años tiene esperanzas.

  3. Esta Ciencia de lo Complejo, esta Ciencia Integradora de los diversos Saberes, esta, se podría llamar, Meta-ciencia o Ultra-ciencia, ¿se adhiere a una cierta epistemología, a una nueva forma de entender la Filosofía, luego de su muerte metafísica, tal lo proclama mucho pensador posmoderno? En definitiva, si el Pensamiento Complejo es un Pensar después de la Razón Instrumental y calculante, como parece desprenderse del escrito, ¿puede tener él alguna afinidad al llamado Pensamiento Débil o es una variante más, si bien más compleja e intricada, de un Pensar fundativo en el sentido heideggeriano?

Los comentarios están cerrados.