APUNTES SOBRE LA REALIDAD NACIONAL (VI)

 

9cd82c09-fecf-45a5-a170-ab91870a43b9BREVE OPINIÓN SOBRE LA SITUACIÓN POLÍTICA DEL PAÍS.
COLABORACIÓN ESPECIAL GONZALO FERNÁNDEZ PASTOR

Para empezar quisiera decir que un año electoral es un año particular para poder hacer cualquier tipo de análisis, mucho más si el proceso electoral va a durar ocho meses. Las primeras elecciones se realizaron en abril y si hubiese segunda vuelta presidencial, la última elección será en Noviembre.

El año comenzó convulsionado primero por la denuncia del Fiscal Alberto Nisman hacia la presidenta de la nación y un grupo de dirigentes oficialistas y luego la muerte (suicidio o asesinato) del mismo fiscal un día antes de presentarse en el Congreso a dar sus explicaciones.
Dichos hechos generaron una merma importante en la valoración de la opinión pública sobre el gobierno, pero por sobre todo la figura de Cristina Fernández de Kirchner. Con una baja del candidato oficialista con mejor intención de voto, Scioli, y una polarización del escenario electoral en tres tercios.

Mi explicación del porqué de esa baja en los sondeos del gobierno no se debió únicamente a los hechos ocurridos, sino a la falta de reacción y a la pérdida del protagonismo y de imponer la agenda, hecho que no había pasado ni con el gobierno de Néstor, ni durante el de Cristina.
El panorama electoral ha cambiado en sólo cuatro meses y seguro cambiará ahora que están definidas las formulas para las PASOS con el posicionamiento del oficialismo y la oposición.

El cambio no sólo se debió a que el gobierno recuperó la iniciativa, sino también a que los grupos económicos concentrados optaron dentro de la oposición por el candidato que los representa más originalmente y que con su alianza con el Radicalismo le da, por un lado una opción nacional para la elección y, por el otro, la posibilidad de encontrar gobernabilidad con posterioridad al 10 de diciembre. Massa, sin embargo, cambio su discurso de ser el Kirchnerismo sin Kirchner y su posicionamiento ideológico hacia la derecha, creo yo, impulsado por un acuerdo con Alberto Fernández y Clarín, que le hizo perder a los electores que lo votaron por representar al post Kirchnerismo mejorado y que hoy no se sienten cómodos con el discurso de la seguridad y la mano dura. También influyo la inestabilidad y la siempre posibilidad a que bajara su candidatura y acordara con el PRO, producto de la presión de los grupos concentrados de poder, llamado ahora círculo rojo.

Como dijera en el trabajo que fuera publicado en la web del grupo, las opciones que hoy se presentan para suceder a Cristina demuestran que el modelo está agotado y que la argentina tiene procesos políticos cíclicos y que luego de líderes fuertes y con propuestas progresistas en cuanto a la distribución de la riqueza, se pasa a procesos de concentración económica y de exclusión. Como dijera en aquel trabajo, éste nuevo ciclo que se viene hoy lo representan Sicioli, Macri y Massa.
Seguramente alguno compartirá o no mi análisis, o necesitará que lo desarrolle un poco más. Sin embargo no deja de ser un análisis de lo que paso y lo importante es lo que viene, cosa muy difícil de acertar por mejor análisis que se haga.

Si puedo decir, que entiendo a la democracia por la elección del menos malo en busca de encontrar al mejor o al ideal. También puedo decir que el oficialismo ha recuperado la iniciativa y que la oposición aún hoy no logra demostrarse como alternativa ni imponer la agenda del debate, ni siquiera han logrado armarse como producto para conseguir que el marketing los posicione. Sumado a las mezquindades de los armados de listas que el más fuerte y que tiene más posibilidades de acceder al poder, en vez de ayudar a su socio minoritario desde lo electoral pero con mayor estructura para controlar las elecciones, lo ahoga y lo desangra. Salvo que quizá como dejo entrever De Narvaez sobre la opinión de Duran Barba, Macri no cree ganar y pareciera que tampoco quiere. Si esto es así ya algunos vaticinan su vuelta a Boca como presidente a partir de diciembre.

Al igual que pasara en la década del 90´ ha vuelto a entrar en crisis el modelo de partidos políticos, yo diría hoy más que partidos, a una crisis de Alianzas electorales o programáticas. Los paridos se han transformado de la unión de partidos nacionales con aspiraciones de poder para transformar la realidad, ha, simplemente, en una unión de candidatos. Quizá alguno me dirá cuál es la diferencia?. A mi modo de ver la diferencia está en que los primeros su construcción es colectiva y si bien todos los proyecto se encarnan en personas, las personas no son más importantes que los proyectos y que la visión nunca puede ser local sino nacional. Los segundos sólo privilegian, como se dice en la jerga política, su ¨quinta¨. El objetivo es mantener el pequeño poder territorial o lograr acceder a obtener ese poder territorial, y para ello cualquier camino los lleva a ¨Roma¨.

Otros de los factores que seguramente definirán el futuro son los posicionamientos económicos e internacionales. Sin dudas el posicionamiento internacional del gobierno central, desde la pelea con los holdouts pasando por la crítica al gobierno de Obama y con las alianzas con China y Rusia, nuevamente tomando la iniciativa, se diferencia de la oposición mostrándole a los electores que hay dos modelos y que deben elegir con cual modelo prefieren estar.
No es claro si el posicionamiento internacional es realmente el que el gobierno prefería, si es el que mejor le cabe a su discurso de la patria grande y a la lucha contra el imperialismo yanqui o si por el contrario, debieron elegir el mal menor para no quedar aislados.

Sin dudas el discurso opositor de la neo derecha y de los grupos concentrados, que siempre han sido funcionales a los intereses del país del norte, tienen como discurso que no ser socio con USA es estar aislado del mundo. Sin importar que tipo de sociedad tengamos.
El Justicialismo privilegia mantener el poder y es por eso que los referentes provinciales y la ortodoxia sindical elijen a Scioli por ser el candidato mejor posicionado. El Kirchnerismo, que también es peronismo, le puso a Zannini como vicepresidente con la intención de controlarlo y mantener el poder después del 10 de diciembre.

La oposición pareciera que no logra posicionarse luego de ganar en las provincias con mayor peso electoral, como son: Santa Fe, Mendoza, La Ciudad Autónoma de Buenos Aires y próximamente Córdoba. Lo que les va a dificultar más, cuando venga la catarata de elecciones provinciales que le darán un score favorable al oficialismo.

La cuarta candidata en intención de votos, Margarita Stolbizer, que a medida que avance la campaña es posible que escale en la voluntad popular ya que hoy sigue recibiendo un crecimiento por el voto radical descontento con la alianza con Macri. Otra ventaja para su crecimiento es que su discurso es el único progresista y que eso puede captar votantes kirchneristas que no votaran a Scioli. También ayuda su honestidad, no sólo intelectual, su juventud y su carisma.
El sábado 20 de junio se definieron todos los candidatos. Ya no quedan más incógnitas, ni con Cristina ni con Máximo. A partir de ahora comenzará la verdadera campaña y  vendrán las PASO, que será la primera encuesta que nos anticipará lo que puede ocurrir en octubre. Si bien hoy las encuestadores  dan como favorito al oficialismo, la política sabe que en dos meses en la Argentina todo puede cambiar.

Gonzalo Fernández Pastor.   1 de julio

Deja un comentario