APUNTES SOBRE LA REALIDAD NACIONAL (IV)

 

 

APOSTILLAS ELECTORALES.

• Después de doce años de transitar por nuestra Argentina kirchnerista, en octubre hemos sido convocados para renovar el ritual democrático. Decidiremos ese domingo entre dos modelos republicanos: la república oficialista, roída por una corrupción visceral en sus jerarquías y jurisdicciones y la república opositora, raída por representantes que ensayan sus roles de pusilánimes y de Tartufos. Ambas repúblicas se complacen y regodean en la ficción. Mientras impostan sus propios guiones, acusan de pestilentes a los ajenos.

• Habiendo sido embotado nuestro sentido del respeto por la opinión del otro, ha quedado en penumbras la dignidad de cada antagonista. Emergen temibles las bestias oscuras que habitan –encadenadas y escondidas- en cada uno de nosotros. La Tolerancia maltrecha va estallando en añicos. La Fraternidad eclipsa en el horizonte democrático…Es el triunfo de la anomia, inductora tenebrosa de suicidios y sospechas.

• La promesa constitucional que nos declara solemnemente ciudadanos, ha sido mancillada por ambas repúblicas que insisten en aborregarnos como súbditos. Está requerido para octubre un electorado mayoritariamente juvenil que ha crecido al amparo de la vigencia plena de los derechos. Ese electorado desconoce los pliegues nefastos de los golpes de Estado y la farsa trágica de las repúblicas militares.

• La república oficialista, dueña hegemónica de estadísticas, recaudaciones y comunicaciones se está enfrentando con la república opositora, “okupa” de promesas olvidables y de sonrisas compradoras que fabulan futuros improbables.

• Alianzas heréticas, apostasías, defecciones y expulsiones partidarias conforman la rara habilidad de nuestros histriónicos conductores republicanos. Están entretenidos (¡y generosamente retribuidos!) en tender trampas y bruñir el engaño, antes que en dirigirnos con sabiduría y prudencia. Mientras tanto, a los ciudadanos de a pie nos queda la opción de aplaudir la impostura o de repudiar en silencio el crimen sin castigo.

• Pasión e intelecto, codicia y misericordia, justicia y sensiblería están velando entre nosotros, les amamantamos y preservamos desde hace milenios. Son modos de ser y de hacer que nos pertenecen sea cual fuere el régimen que nos cobija.

• Es por lo dicho que aspiro en octubre a no consagrar el triunfo de la venganza sobre la piedad ni de la mezquindad sobre la nobleza. Somos merecedores de una Argentina hospitalaria y plural, donde la disensión no sea odio ni rencor y donde la oposición no demuela ni socave.

Mario Corbacho

4 pensamientos en “APUNTES SOBRE LA REALIDAD NACIONAL (IV)”

  1. Creo que no tiene ninguna importancia saber a quien votaría quien reflexiona sobre la realidad argentina. Vale la propia reflexión por sí misma.
    Además, el voto es secreto.

    1. Siendo un grupo de intelectuales, la responsabilidad principal estriba en invitar a sus lectores a una reflexión personal e irrepetible, abierta, no-partidista y sin condicionamientos. Sin duda que -como afirma Alberto- el voto es constitucionalmente secreto desde hace un siglo, pero, y sobre todo, es moralmente vinculante. Esta última cualidad silenciosa no debería ser minusvalorada en nuestra República. Abrazo. Mario.

  2. NO ENCUENTRO EN EL ENSAYO A QUIEN VA VOTAR. SI NO LE GUSTA EL OFICIALISMO NI LE GUSTA LA OPOSICION, QUE LE GUSTA? ES UN OXIMORON ABRAZO

    1. Gracias por tu reflexión Secundino.
      Y me permito opinar que esto es mucho peor que un oxímoron, ya que hoy “oficialismo” y “oposición” forman un amasijo de relatos sospechosos y de encubrimientos mutuos. No es tampoco una cuestión de “gustos”, porque es la misma vida republicana la que está en juego.Abrazo fraterno.

Deja un comentario